Mongolia y Ulan Bator o UB como algunos la llaman

El viaje en bus fue relativamente tranquilo, solo tuvimos un pequeño inconveniente de estar en un atasco debido a un accidente que se había producido en la carretera. Lo que hizo que llegáramos con retraso de la hora prevista y ya de noche a la estación. El autobús nos dejó delante de la estación de trenes, y nos despedimos de nuestro “salvador” de Ulan Ude, hasta el día siguiente.

Algo que habíamos leído pero que nos pareció curioso hasta que lo vimos, es que en UB no existen taxis y a la vez todos los coches en la carretera se pueden convertir en taxis. Mucha gente local, se ponía al lado de la carretera y muchos coches paraban para recogerlos a cambio de algo de dinero. Interesante forma de conseguir transporte en una capital.

¿Cara sorprendida?

¿Cara sorprendida?

Nos dirigimos a nuestro hostal que estaba cerca del centro, el camino para salir de la estación no es que fuera de lo más tranquilizador, ya que era paseando por unas calles totalmente destrozadas y sólo iluminadas por las luces de los cientos de coches que inundaban las carreteras, aunque en ciertas partes no pasaban muchos coches, dejándonos casi a obscuras. Aunque todo cambió según nos acercábamos al centro de la ciudad, con amplias avenidas, luces y lleno de gente. En dirección a nuestro hostal pasamos al lado del edificio del parlamento con la plaza de Sukhbataar dominada por la estatua del mismo nombre. A pesar de haber llegado a nuestra calle estábamos un poco desorientados ya que no podíamos encontrar el número donde el hostal estaba ubicado, gracias a una aplicación de móvil, pudimos encontrar wifi abierto y llamar al hostal para indicarnos como encontrarlo. El hostal era muy barato 5$ la noche y la dueña muy agradable, aunque eso si es una de las personas más desorganizadas del mundo, porque no sabía cuando llegábamos y eso que habíamos hecho la reserva por email y avisado el día anterior desde Ulan Ude. Pero si quitamos este pequeño detalle el hostal está muy bien y había un buen ambiente. Como no habíamos comido en todo el día nos fuimos a comer por la zona y volvimos por nuestros pasos a la avenida de la libertad, donde por variar un poco la comida “exótica” de los últimos días nos fuimos a comer a una pizzería para hacer un pequeño paréntesis en la comida asiática y probar las pizzas en la otra parte del mundo.

La mañana siguiente teníamos una cita con la compañía de tours de Mongolia, como había mencionado en esta entrada, una experiencia muy mala, tanto que al final ni contratamos sus servicios y el único motivo porque está destacada en la guía lonely planet es porque pagan por la publicidad. De todas formas lo mejor de la visita a este centro fue la estatua de terminator en la entrada y descubrir el hostal y tour operador Golden Gobi, el cual nos ayudaría mucho en nuestra estancia por Mongolia.

Carruaje como el que usaba Gengis Kan

Carruaje como el que usaba Gengis Kan

Para empezar fueron capaces de organizarnos un viaje por Mongolia con poco tiempo de margen, metiéndonos en otro tour, nos buscaron los tickets para ir a China y nos dieron consejos de cómo movernos por UB. Un gran descubrimiento y un sitio más que recomendado para ir si vas a UB. Después de arreglar el viaje por el interior de Mongolia, y de acordar los billetes de tren para salir de Mongolia, esta vez nos fuimos a comer algo típico mongol. Encontramos un restaurante en la avenida de la libertad, donde pudimos probar por primera vez la sopa Bantan y otras dos comidas típicas de allí. Para nuestra sorpresa nos decoraron el plato como si fuera una cara.

Por la tarde nos fuimos a ver el monasterio de Gandan Khiid, o como Alfred Hitchock diría su inspiración para la película pájaros. Todo el templo budista estaba lleno de palomas, incluso a la entrada se vendían semillas para darles de comer. El monasterio es interesante de ver, incluso puedes participar en rituales budistas o ver la gigantesca estatua dentro del templo. Bastante espectacular cuando entras dentro si es que no te esperas verla dentro, o incluso si esperas verla 🙂

Volvimos a la plaza de Sukhbataar para tomar nuestra dosis de Kvas, que se vendía en la plaza, y ver la plaza con sus estatuas y los edificios gubernamentales.

Estatua de Gengis Kan en el parlamento

Estatua de Gengis Kan en el parlamento

Fuimos de vuelta al hotel a coger algo de abrigo, ya que de noche refresca bastante, en comparación por el día. De hecho UB es una de las capitales más frías del mundo, tomando la temperatura media anual. En el hostal nos encontramos con otro chico que estaba hospedado allí, y decidimos ir a algún restaurante por los alrededores a cenar algo. Encontramos uno coreano y nuestro nuevo compañero de aventuras, nos comentó que era una comida muy rica y que había vivido en Corea por una temporada enseñando inglés. Así que sin pensarlo nos entramos en él. No hace falta comentar que la comida estaba buenísima. A la mañana siguiente teníamos el viaje arreglado con Golden Gobi, durante tres días y medio. Así que nos fuimos a dormir temprano… Lo bueno de los hostales es que conoces mucha gente con ansia viajera, lo malo… es que muchas veces no puedes dormir debido a otra gente. Por primera vez me aconteció dormir con alguien que padecía de sonambulismo. En medio de la noche el chico que estaba encima de nuestra litera, salto de la cama gritando para quedarse enfrente de la nuestra mirándonos… Afortunadamente todo se quedó en un mal susto y en unas risas a la mañana siguiente.

Por la mañana nos fuimos a Golden Gobi, no sin antes confirmar con la dueña del lugar que íbamos a volver al cabo de unos días, como habíamos acordado por email. En el Golden Gobi había un gran bullicio para ser las 8:30 de la mañana. Ese día varios tours salían de UB para ir de visita, además que nuevas personas estaban llegando para pedir alojamiento, como una pareja de franceses que venían desde Ulán Ude en bicicleta. Nos ofrecieron algo de desayunar y conocimos a nuestro joven guía/traductor, Oka, de 16 años y nuestras compañeras de viaje. Dos chicas de Finlandia y una chica de Hong Kong. El primer día de viaje nos llevaría varios kilómetros dentro de la estepa Mongolia, dirección a una área semi desértica donde pasaríamos la noche en unos yurtas con una familia mongola, los cuales tenían un Yurta extra para invitados. Esa noche Oka nos enseño a preparar algunos platos típicos de la cocina mongola y la pequeña de la familia se paso toda la noche jugando con nosotros y “pateando” a nuestro guía. Por la mañana fuimos a ver un templo budista abandonado durante la represión china, cuando Mongolia era parte de china. El templo está en ruinas, pero un nuevo grupo de monjes están construyendo nuevos edificios.

Yaks entre nuestros yurtas

Yaks entre nuestros yurtas

Nuestro siguiente destino era el parque nacional de Olkhom, el cual tiene cierto misticismo entre los pueblos mongoles y se puede apreciar por los monumentos animistas. El parque es un pequeño gran oasis en medio de la estepa mongola. Aquí se vuelven a apreciar de nuevo bosques, varios riachuelos y un río cruza el parque. Nuestra estancia aquí se vería amenizada por una visita a la cascada del parque y un pequeño paseo a caballo, impresionante que conquistaran medio mundo montados en esos caballos tan pequeños. Hicimos noche en unos yurtas preparados para viajeros. En el parque hay muchos animales silvestres y domesticados, para nuestra sorpresa un grupo de yaks por la tarde vino a pastar cerca de nuestras tiendas. Lo cual no dejo de ser curioso, ya que no tenían miedo de nosotros y se dejaban acariciar…

A la mañana siguiente fuimos a ver la cascada, a la cual tuvimos que descender por un barranco para poder verla desde abajo, y seguimos nuestra ruta destino a la antigua capital mongola, fundada en su momento por Chingis Kan. El área en la actualidad conserva solo los muros y parte de los templos religiosos. La ciudad nunca poseyó grandes construcciones ya que la mayoría de las casas dentro de la “ciudad” eran yurtas. Siendo la yurta más grande la del Kan. La cual dicen que tenia capacidad para 100 personas, si pensamos que es una tienda, pues ya estamos imaginando el tamaño de la misma. Por la tarde fuimos de vuelta a una area semi desertica, que si bien no era el Gobi, disponía de arena para dar y tomar. Lo curioso de esta formación es que está totalmente rodeado de montañas verdes y algunos riachuelos pasan cerca de la zona. Hicimos noche en otras yurtas y por la mañana nos fuimos a dar una vuelta en camello por las dunas y caminar a través de ellas. Siendo ya nuestro último día de viaje, nos esperaba la vuelta a la capital.

Los últimos días en UB los pasamos viendo el palacio de invierno del último Kan de Mongolia. El cual había diseñado su palacio estilo occidental, pero debido a la presión ejercida hacia dicho edificio lo tuvo que orientalizar y añadir elementos típicos de Asia. Otro punto que nos resulto interesante ver, fueron los dibujos en las montañas alrededor de UB, con la figura de Chingis Khan y algunas letras que no identificamos a descifrar. Lo mejor de estar dos días a mayores en la capital fue ver un poco más la vida de la capital, fuimos a visitar varios mercados locales, centros comerciales, paseando por la ciudad y básicamente descansando de las casi dos semanas de viaje sin parar en nuestra ruta del transiberiano. Lo cual también nuestro cuerpo lo agradeció.

Después de siete días en Mongolia, ya era hora de irnos a nuestro destino final: China. No sin antes conocer un poco más de la cultura mongola, la cual pudimos apreciar en el tren. Nuestro compartimento de cuatro plazas fue invadido por una familia de cuatro, una mujer mayor y tres niños, haciendo un total de seis, que tan pronto empezó el tren a ponerse en marcha se convirtió aún más pequeño con otros dos amigos de la señora viniendo a visitarla. Con lo cual eramos ocho personas en un espacio bastante pequeño. A pesar de la falta de espacio y la incapacidad de comunicación, solo hablaban mongol y muy poco de ruso (el único nexo de comunicación entre nosotros), nos invitaron a compartir su comida, y trataban de comunicarse con nosotros. Cuando los revisores llegaron asistimos a como se hacen algunos sobornos en el país. Lo primero fue con la revisora, la cual obviamente no entendimos nada, pero pudimos imaginar que no estaba muy contenta con que la señora tuviera dos billetes para cuatro personas. Así que la mujer después de explicarle un poco su vida o tratar de convencerla le dio un soborno de 15.000 tugruts, algo así como 2.5 euros. Cuando lo vimos, vino a mi mente, y si le damos un soborno de 5 euros nos cambiarán a primera 🙂 Después de esto la revisora se quedó un poco más contenta y se fue, pero aún faltaba otro agente en juego, en este caso un policía. El cual se sentó con nosotros en el compartimento y se puso a hablar con la señora, mientras esta le daba todo tipo de comida, que el policía iba comiendo sin problema. Pasado un rato se fue y nos quedamos con la mujer y su familia. Una experiencia interesante la vivida, como si fuera una película y sin mas pena ni gloria nos fuimos a dormir, mientras cruzábamos el desierto del Gobi por la noche y nos esperaba un nuevo país en este viaje.

Buda park

Buda park

Que ver en UB:

  • Monasterio Gandan Khiid
  • Plaza Sukhbataar con el parlamento y sus estatuas y la torre central
  • Palacio de invierno
  • Mirador / Zaisan Memorial
  • Budha Park
  • Museo de historia
  • Estatuas del arizona center
  • Monasterio Chojin Lama
  • El mercado negro
  • El circo

Que ver en Mongolia

  • Estatua de Chinggis Khan. Es medio día de viaje desde UB, y una de las estatuas ecuestres más grandes del mundo.
  • Parque nacional Gorkhi-Terelj, con su curiosa y gigantesca roca en forma de tortuga.
  • Acantilados llameantes. Lugar donde se han encontrado importantes fósiles de dinosaurios.
  • Parque nacional del Gobi. Gobi significa desierto en mongol.
  • Monasterio Erdene Zuu.
  • Kharakorum. La antigua capital de Mongolia, fundada por Gengis Kan.
  • Parque nacional Olkhom con sus cataratas.
  • Montaña Tsambagarav, a pesar de sus pocos 4000 metros de altitud la montaña siempre está nevada.
  • Lago Uvs Nuur, es un lago salino y el mayor de Mongolia.

Cómo llegar a Ulán Bator

Si es que no estas viniendo en tu propio vehículo tienes tres opciones; en nuestro viaje encontramos gente que llegó en moto y coche…

  • Avión, el aeropuerto internacional de UB, básicamente es el único en toda Mongolia
  • En tren. Atención a los días que circula el tren, ya que no circula todos los días. Sólo existe una línea de ferrocarril y se usa de forma alternativa unos días va en dirección norte y otros en dirección sur. En verano debido a la afluencia masiva de turistas, es muy difícil encontrar billetes de tren disponibles en dirección a China.
  • En autobús. Si vienes desde China o de Rusia, es la forma más barata y rápida de llegar

 Cómo moverse en Mongolia

El transporte público es escaso e inexistente, así que la mejor manera de moverse en Mongolia es en coche todoterreno. Si no tenéis carnet de conducir internacional o simplemente no tenéis carnet. Lo mejor es alquilar un coche con conductor, lo cual podéis hacerlo a través de agencias de viajes, aunque cuidado aquí con las condiciones que negociáis; aseguraos que se incluye el precio del alquiler, el conductor (si es que contratáis uno, y si lo hacéis que hable inglés), que se incluya la gasolina, y tasas de circulación. También otra de las opciones es arreglar un viaje con una agencia en la que elegir un paquete ya arreglado. Oh si, se me olvidaba, también puedes moverte al estilo Chinggis Khan y hacerlo a caballo.

IMG_1685 Monasterio IMG_1689

Terminator en el Arizona Center

Terminator en el Arizona Center

IMG_1698

Palacio de invierno

Palacio de invierno

Shukbatar

Shukbatar

Yurta "Moderno"

Yurta “Moderno”

Templo budista

Templo budista

Entrada al parque Olkhom

Entrada al parque Olkhom

Imagenes animistas

Imagenes animistas

Catarata en el valle Olkhom

Catarata en el valle Olkhom

Karakorum

Karakorum

Antigua capital mongola

La tortuga representa la eternidad en la cultura mongola. Karakorum

Karakorum

Karakorum

Nuestro medio de transporte por las dunas

Nuestro medio de transporte por las dunas

Estatua a la entrada del mirador de Zaisan

Estatua a la entrada del mirador de Zaisan

Zaisan memorial

Zaisan memorial

Buda

Buda

Zaisan memorial

Zaisan memorial

Zona semidesertica en el centro de Mongolia

Zona semidesertica en el centro de Mongolia

Entradas relacionadas:

Preparando el transiberiano

Libros que te inspiran a viajar

27 apps que te harán la vida más fácil viajando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s